CÓMO AHORRAR ENERGÍA EN NUESTRO HOGAR Y AYUDAR AL MEDIO AMBIENTE


Reduciendo nuestro consumo energético disminuiremos nuestro impacto medio ambiental, ahorraremos en la factura de la luz y, por lo tanto, contribuiremos al mantenimiento de nuestro presupuesto familiar.

Las innovaciones tecnológicas ayudan a que nuestra vida diaria sea más cómoda. Los electrodomésticos evolucionan hacia una mayor eficiencia y funcionalidad, así como los aparatos que tenemos conectados en nuestra casa.

La tecnificación de nuestros hogares se traduce en una demanda creciente sobre la red eléctrica y, por lo tanto, mayores emisiones de CO2 a la atmósfera. Por eso queremos proponerte algunas acciones destinadas a no desperdiciar energía y reducir el gasto doméstico.


7 trucos para ahorrar luz y energía y reducir la factura de la luz.

1. Apaga aparatos en stand-by.

Es lo que llamamos consumo silencioso y son aquellos aparatos electrónicos que no están funcionando pero que en realidad significan el 10% de nuestro consumo energético.

Desenchufar directamente de la red eléctrica todo lo que se queda en stand-by, significa ahorrar en energía aproximadamente unos 60 € al año.


2. Reemplaza las bombillas tradicionales.

Las lámparas halógenas utilizan 10 veces más electricidad que las bombillas de bajo consumo o las led. Son más caras, pero se amortizan mucha antes de que termine su vida útil ya que consumen un 80% menos. Una forma fácil y rápida de reducir tu factura de la luz.


3. Tapa las sartenes y las ollas al cocinar.

Si tapamos las sartenes y ollas al cocinar, los ingredientes se cocinarán más rápido. De esta manera, consumiremos menos electricidad y tardaremos menos en preparar nuestros platos. Además, cocinar usando ollas a presión o rápidas, puede reducir hasta un 80% nuestro consumo energético a la hora de cocinar.


4. Usa correctamente la nevera y el congelador.

Debemos configurar la temperatura de nuestra nevera entre los 5 y 7 grados, mientras que el congelador debe estar a -18 grados. Por cada grado que se baja incremente hasta un 5% nuestro consumo.


5. Utiliza el lavavajillas.

Aunque muchos creen lo contrario, si usamos el lavavajillas estaremos consumiendo menor energía que si lavamos nuestros platos a mano. Un lavavajillas consume 1kW por ciclo, mientras que si lavamos los platos gastamos hasta 4 kW porque hay que calentar el agua.


6. Pon cortinas y alfombras.

Tanto el frío como el calor se transmiten a través de las ventanas y suelos. Durante el invierno, si utilizamos cortinas y alfombras para eliminar los puntos fríos puede suponer un ahorro de hasta un 25% en la factura de la calefacción.


7. Lava con agua fría.

Los detergentes modernos están formulados para quitar la suciedad y las manchas aceitosas de la ropa incluso en agua fría. Además, a estas temperaturas cuidarás mejor los tejidos y los colores de las prendas aguantarán más tiempo ¡Todo son ventajas!



¿Quieres ahorrar en tus facturas de Luz y Gas? Solicita tu Informe de Ahorro… ¡Sin Coste!



Comparte esta noticia: